sábado, 24 de mayo de 2014

Poetas por la paz repudia discriminación



La paz no alcanza a todos los Argentinos cuando se mantiene vigente la discriminación contra los aborígenes; porque sigue la violencia contra los pueblos originarios "POETAS POR LA PAZ REPUDIA ESTOS ABUSOS DEL PODER"
Según relatan testigos, a las 10:00 de la mañana del sábado 17 de mayo, una decena de policías entró a la comunidad Wichí Barrio Obrero de Ingeniero Juárez en el noroeste de la Provincia de Formosa. “Sin avisar, tiran directo con balas de goma y de plomo”, contó un testigo. “Entran al barrio con palabras, ’indio de mierda’ y ’mataco’”. Cuando los miembros de la comunidad corrían desesperadamente, “los policías se reían”. Un niño de 14 años fue detenido por los efectivos: “Lo llevan a la rastra al niño Leandro. La madre grita, le pegaban y casi la balean también”.
El referente de las comunidades Wichí de Ingeniero Juárez, Agustín Santillán, afirmó que fueron siete los niños heridos por el ataque a tiros. Leandro fue golpeado brutalmente en la comisaría. “Le pegaron entre tres policías con los borcegos en las costillas y le ataron los pies”, dijo Santillán. “Cuando fui a retirarlo de la comisaría, el chico tenía la boca llena de sangre y lloraba. Dijo que le duele por los golpes cuando respira”, destaca Santillán. El niño había dicho: “Me pegaron, qué hice, hace frío”. Lo pusieron al lado de un ventilador, contó Santillán, “temblaba el chico”.
Según los vecinos, los jóvenes estaban “jugando en la vereda a las bolitas” cuando la policía entró al barrio. Así desmintieron la versión policial sobre los hechos, la cual fue publicada en el diario formoseño El Comercial. En esta versión, “dos móviles de la comisaría local, con varios efectivos de dotación” vinieron por pedido de un vecino que “alertó sobre la presencia de un grupo importante de originarios que lanzaba pedradas contra una casa”. Los policías, se lee en la nota, “efectuaron disparos” y como “producto de la agresión, dos efectivos resultaron con lesiones en diferentes partes del cuerpo”.
Habitualmente, representantes del Estado en las provincias del noroeste como Formosa, gobernada por el kirchnerista Gildo Insfrán, usan el argumento de una supuesta agresión violenta por parte de los pueblos originarios para justificar una represión


El gobierno Nacional deberia pedir la renuncia del Gobernador; seria la mejor manera de hacer justicia
Publicar un comentario